EL LADO POSITIVO DE ENVEJECER EN UNA RESIDENCIA GERIÁTRICA

0
51

Los geriatras, sociólogos y expertos en salud nos hablan de nuevas formas de envejecer en una residencia geriátrica.

Una tendencia en aumento, sobre todo para ganar calidad de vida y actividad física desde una perspectiva psicosocial.  

Las residencias de ancianos han sido las primeras en aplicar en cada estancia este enfoque basado en la percepción de que esta etapa vital sea un periodo de crecimiento y desarrollo personal.

Este sector, recuerdan los expertos, “en los últimos 30 años ha evolucionado y se ha encaminado hacia la atención centrada en la persona y ahora se debe reactivar garantizando unos estándares de cuidados de calidad”.

¿Cómo elegir una residencia de ancianos?

Las personas tienen que poder escoger dónde van a envejecer. Por eso, cada vez más las residencias apuestan por ofrecer servicios que garanticen que los residentes puedan vivir una vida prolongada y sana.  

Si estás buscando una residencia donde envejecer con calidad de vida, hay aspectos que debes tener en cuenta:

  • Debe promover el envejecimiento activo con una planificación estratégica y operativa.
  • La necesidad de crear estrategias rehabilitadoras y preventivas, que puedan retrasar o prevenir los problemas relacionados con la edad.
  • Entender el envejecimiento como un proceso de evolución, crecimiento y desarrollo, basado principalmente en la experiencia de las personas mayores, su historia de vida, hábitos y costumbres.
  • La coordinación multi-sectorial, evaluación permanente y adecuación a la heterogeneidad del envejecimiento.

Cada residente o nuevo ingreso dispone en su residencia de un programa individualizado e integral para alcanzar una longevidad satisfactoria, que va desde promocionar una salud física, mental y emocional a fomentar hábitos y estilos de vida saludables.

La posibilidad de contar con un nutricionista, gimnasio, psicólogo o fisioterapeuta con las comodidades de un hotel, pero adaptadas a un envejecimiento cada vez más largo, convierten a estos centros en la primera opción. 

Expertos del sector recomiendan escoger una residencia donde el manejo de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, cuando estás buscando una residencia de mayores Parkinson o para enfermedades cerebrovasculares como el ictus o las recuperaciones, como la recuperación de una fractura de cadera, sean abordadas de manera integral e individual:

“A través de la prevención, diagnóstico precoz, tratamiento, rehabilitación y adaptación a estilos de vida y recursos que mejoren su bienestar”, aconsejan.

Identificar estas necesidades también ha hecho que las mejores residencias de ancianos desarrollen enfoques innovadores y seguros para los entornos físicos cotidianos que aporten beneficios para la salud.

En definitiva, poder decir que estás en “la residencia donde te cuidan como te mereces”.

Una atención centrada en la persona: envejecer mejor

Como resultado del cambio demográfico, habrá más pacientes mayores que padezcan enfermedades crónicas y, en muchos casos, múltiples.

Casi la mitad de las personas mayores de 65 años son percibidas como si tuvieran una discapacidad o una limitación en la actividad de larga duración.

El análisis que hace el Libro Verde del Envejecimiento de la realidad de la población mayor nos debe hacer reflexionar sobre el derecho a una atención personalizada y un plan de cuidados individuales.

La posibilidad de seguir mejorando la calidad de vida de las personas mayores impulsando la Atención Centrada en la Persona en una residencia es una certeza.

Pero ¿cómo acertar en la elección? Aquellas que durante la pandemia han sido capaces de garantizar la continuidad de los cuidados y adaptarse a las circunstancias y escenarios tan variables están más capacitadas para afrontar un futuro optimista.

Esa capacidad de adaptación e innovación a una sociedad cambiante hace viable el deseo coincidente de quienes eligen una residencia: “para vivir con dignidad y continuar desarrollando proyectos de vida”

Procesos de envejecimiento cada vez más largos

Según el último informe emitido por la Comisión Europea, se espera que el número de personas que puedan necesitar cuidados de larga duración aumente desde los 19,5 millones de 2016 hasta 23,6 millones en 2030 y 30,5 millones en 2050 en la EU-2732.

Depender de los cuidadores no profesionales ya no es sostenible, dado que cada vez resulta más difícil garantizar la ayuda de los familiares, y las familias tienen menos hijos, viven aún más separadas y las mujeres participan más en el mercado laboral.

Existen muchas formas de evitar o limitar las consecuencias negativas del envejecimiento en nuestra sociedad, y una de ellas es en entornos residenciales y asistenciales donde fomentar el envejecimiento saludable y activo.

#Precio de una residencia de ancianos

#Residencia de ancianos dependientes

#Geriàtric a Tarragona

#Residencias de ancianos precios

#Recuperación de una fractura de cadera

#Tramitar la ley de Dependencia

#Respiro Familiar

#Residencia para personas con Alzheimer