Diabetes: ¿Se acabarán las inyecciones de insulina diaria?

0
167

El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes. Esta fecha es una oportunidad para crear conciencia sobre el impacto de la diabetes en la salud de las personas y para destacar las oportunidades para mejorar la prevención, diagnóstico y tratamiento de la diabetes.

diabetes

¿Qué es la diabetes y en qué consiste?

La diabetes es un trastorno crónico del metabolismo que se manifiesta por una elevación persistente de la glucosa en la sangre, que puede provocar complicaciones graves en el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios.

La función de la insulina es facilitar el ingreso de la glucosa a las células, donde se utiliza como combustible. La insulina se produce en el páncreas y se libera cuando hay glucosa en el torrente sanguíneo.

Si la insulina no cumple adecuadamente su papel, la glucosa se eleva en la sangre causando hiperglucemia.

De la inyección diaria a una píldora

La insulina que te inyectas funciona como un reemplazo o un complemento de la insulina que produce tu organismo. Las personas con diabetes tipo 1 no tienen capacidad de generar insulina, por eso necesitan inyectarse insulina para regular sus niveles de azúcar en la sangre.

Según una investigación conjunta de la Universidad de Indiana y la Universidad de Chicago, ambas en Estados Unidos, se han encontrado nuevas opciones terapéuticas para la diabetes tipo 1 que podrían disminuir la necesidad de inyectarse insulina.

«El uso de una nueva formulación de difluorometilornitina (DFMO) en forma de píldora permite a los pacientes tomarla por vía oral en lugar de tener que someterse a inyecciones regulares, y tiene un perfil de efectos secundarios muy favorable», afirma el coautor correspondiente del estudio Raghu Mirmira.

BONUS: El impacto de la diabetes en personas mayores

La salud de las personas mayores puede verse seriamente afectada por la diabetes si no se lleva un adecuado control

Entre las principales complicaciones que puede provocar esta enfermedad se encuentran la obesidad sarcopénica, las afecciones podológicas y los trastornos visuales, que aumentan el riesgo de sufrir caídas y fracturas.

Estas consecuencias pueden deteriorar la capacidad funcional y la independencia personal de los mayores, y conducirlos a una situación de dependencia.

También te puede interesar:
La diabetes en las personas mayores
El Alzheimer: la enfermedad invisible