Fortaleciendo la Comunidad: Apoyo Integral para Personas con Hemofilia

0
13
hemofilia

La hemofilia se trata de una enfermedad genética que afecta a la sangre, ya que impide que se coagule correctamente. La coagulación nos ayuda a mantener la sangre dentro de nuestros cuerpos, por lo que las personas que padecen esta enfermedad son porque les falta una proteína especial que ayuda a que la coagulación funcione de una manera correcta en nuestro cuerpo.

El 17 de abril se celebra el Día Mundial de la Hemofilia. Un día dedicado a concienciar sobre esta enfermedad para apoyar a las personas que la padecen.

Una oportunidad para destacar los avances en la investigación, el cuidado médico de las personas con hemofilia y sobre todo el apoyo que debemos brindarles.

¿Quiénes padecen esta enfermedad? ¿Qué tratamientos siguen?

Generalmente las personas que padecen hemofilia nacen con ella debido a una “irregularidad” en uno de los genes provocando la falta de ciertas proteínas en la sangre.

Afecta principalmente a hombres que heredan el gen defectuoso de uno de sus padres, aunque las mujeres también pueden verse afectadas en circunstancias más atípicas.

Esta enfermedad genética se suele manifestar desde el nacimiento o poco después, por lo que se puede padecer hemofilia desde una edad muy temprana, cuando los niños empiezan a ser más activos.

En algunos casos, la hemofilia puede no ser diagnosticada hasta más tarde en la vida que dura para siempre y requiere atención médica continua para gestionarla y controlarla. Por ello, es importante seguir una serie de tratamientos como:

  • Terapia de reemplazo del factor de coagulación: se trata de administrar un medicamento especial que hace que cubra esa falta de proteína a la sangre y ayude a detener el sangrado.
  • Terapia preventiva o profilaxis: implica la administración de concentrados para la coagulación para mantener los niveles adecuados en la sangre y prevenir sangrados antes de que ocurran.
  • Manejo del dolor y la inflamación: se pueden utilizar analgésicos y medidas para reducir la inflamación y el dolor.
  • Fisioterapia y rehabilitación: pueden contribuir a recuperar el movimiento normal y evitar problemas futuros, como el desgaste de las articulaciones con el tiempo.

4 consejos para prevenir y mejorar la hemofilia en personas mayores

Las personas mayores tienden a ser más propensas en coger enfermedades, así como la hemofilia, por lo que os dejamos unos consejos que ayudan a evitar esto y tener así un envejecimiento activo.

  • Seguimiento del plan de tratamiento médico: es muy importante seguir el plan recomendado por el médico. Esto puede incluir terapia de reemplazo del factor de coagulación, medicamentos hemostáticos y terapia preventiva, si es necesario.
  • Mantener un estilo de vida activo y seguro: realizar ejercicio regularmente es importante para mejorar la salud cardiovascular, pero es fundamental elegir actividades de bajo impacto que minimicen el riesgo de lesiones. Evitar deportes de contacto o actividades que puedan provocar lesiones graves es fundamental para prevenir sangrados innecesarios.
  • Adoptar una dieta saludable: una alimentación adecuada puede ayudar a mantener un peso saludable, lo que puede reducir el riesgo de complicaciones asociadas con la hemofilia.
  • Estar alerta a los signos de sangrado que no sean normales: es muy importante estar atento a cualquier signo de sangrado inusual o síntomas de sangrado interno, como moratones grandes, sangrado prolongado después de cortes menores o dolor persistente en las articulaciones.

El objetivo principal de este día es educar al público sobre la hemofilia y otras enfermedades hemorrágicas, apoyando también a las personas que las padecen.

En las residencias de mayores Ballesol somos expertos en muchas enfermedades y en mejorar tu bienestar. Ofrecemos unos cuidados únicos y una vida activa y social con atención 24 horas.

Hemofilia

También te puede interesar:

Residencia Tercera Edad
Residencias para Mayores
Precio de una residencia de ancianos
Apartamentos para personas mayores
Residencia de personas mayores
Residencias de Tercera Edad

Residencia geriátrica