Terapias asistidas con perros para evitar la soledad

0
179
elegante anciano parque soleado otono 1
elegante anciano parque soleado otono 1

Terapias asistidas con perros para evitar la soledad. Convivir con un perro puede mejorar nuestro estado de ánimo, mantenernos activos y fomentar la socialización, entre otros beneficios. Sin embargo, para las personas mayores, tener una mascota puede ser aún más recomendable debido a la vitalidad y compañía que aporta.

Terapias asistidas con perros
Terapias asistidas con perros en Ballesol

¿Cuáles son los motivos para que una persona mayor tenga un perro como mascota?

En la tercera edad, es común experimentar cambios en el estilo de vida que pueden tener un impacto negativo en la salud física, mental y emocional.

La jubilación, la pérdida de seres queridos, los estigmas sobre el envejecimiento y la presencia de enfermedades son solo algunos ejemplos.

Estas circunstancias aumentan el riesgo de aislamiento y soledad no deseada en las personas mayores, lo que puede provocar enfermedades cardíacas, deterioro cognitivo, depresión, demencia senil y pérdida de autonomía.

Es esencial prevenir y combatir la soledad en los adultos mayores, por eso, entidades como Ballesol ponen en marcha terapias asistidas con perros.

Estas residencias de mayores utilizan este tipo de actividades para fomentar un envejecimiento activo óptimo.

«DESCUBRE LA TERAPIA ASISTIDA CON PERROS EN LAS RESIDENCIAS PARA MAYORES BALLESOL»

En ocasiones, especialmente si vivimos solos, no es factible tener compañía humana, por lo que las mascotas son una excelente alternativa para hacer frente a la soledad en la tercera edad.

Estar rodeados de familiares y amigos, o participar en actividades sociales y culturales en grupo, puede hacer que sea menos probable sentirse solos.

Beneficios de las Terapias asistidas con perros para los adultos mayores

Los perros son especialmente recomendados para las personas mayores, ya que no solo son excelentes compañeros, sino que también ofrecen una amplia gama de beneficios para la salud mental y física. Entre ellos, se encuentran:

  • Disminuye el estrés.
  • Aumenta la sociabilización.
  • Prevenir la depresión.
  • Disminuir el riesgo de enfermedades.
  • Evitar o retrasar el deterioro cognitivo.
  • Aumenta la actividad físico.
  • Potenciar la vitalidad y autoestima.

Además, cuidar de un perro implica crear una nueva rutina, lo que resulta especialmente beneficioso para aquellas personas mayores que pueden sentirse perdidas tras su jubilación y el fin de su vida laboral.

  • Es importante considerar ciertos criterios antes de tomar la decisión de cuidar a un perro:
  • No tener alergia al perro.
  • Tener suficientes recursos económicos para mantener al animal, incluyendo la comida, productos de higiene, vacunas y visitas al veterinario.
  • Vivir en una zona cercana a un parque u otro espacio adecuado para pasear al perro.
  • Tener la capacidad física suficiente para realizar varios paseos al día.

Si no se cumplen estos criterios, existen otras opciones para disfrutar de la compañía de un perro, como las sesiones de terapia con animales para la tercera edad que suelen ofrecerse en centros de día y residencias.

¿Sabías que hoy es el Día Mundial del Perro?