miércoles, abril 24, 2024
InicioSALUDLO QUE NOS INTERESA SABERTodo lo que necesitas saber sobre la hipertensión pulmonar

Todo lo que necesitas saber sobre la hipertensión pulmonar

La hipertensión pulmonar es considerada una de las 7.000 enfermedades raras en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud, ya que afecta a cerca de 20 individuos por cada millón de habitantes.

Día Mundial de la Hipertensión Pulmonar
Día Mundial de la Hipertensión Pulmonar

Sin embargo, es importante tener en cuenta que muchos padecen esta enfermedad sin saberlo, debido a la gran cantidad de diagnósticos erróneos.

Los especialistas sugieren que esta enfermedad podría afectar a más de 1.000 personas en España, y en muchos casos, es de origen desconocido y carece de cura.

¿Cuántos tipos de hipertensión pulmonar hay?

Se pueden encontrar diversos tipos de hipertensión pulmonar, entre ellos:

  • Hipertensión arterial pulmonar.
  • Hipertensión pulmonar neonatal.
  • Hipertensión pulmonar secundaria.
  • Hipertensión pulmonar leve.
  • Hipertensión pulmonar severa.

Aunque cada tipo presenta características específicas, todos ellos comparten síntomas generales como dolor en el pecho, dificultad para respirar y cansancio excesivo durante actividades cotidianas.

Con el tiempo, estos síntomas se pueden agravar y pueden aparecer otros, como la cianosis (coloración azulada en los labios), lo que puede llevar al paciente a depender totalmente de terceros, especialmente si no se cuenta con el tratamiento adecuado.

¿Cuáles son las causas de la hipertensión pulmonar?

La causa de esta enfermedad es el estrechamiento de las arterias pulmonares, lo que dificulta el flujo de sangre y reduce la oxigenación adecuada.

Como resultado, el lado derecho del corazón se ve obligado a trabajar más para bombear con mayor intensidad y generar una presión arterial elevada.

A medida que el corazón continúa trabajando en exceso, su tamaño aumenta y pierde eficacia, lo que dificulta cada vez más su capacidad para llevar sangre al resto del cuerpo.

Hasta hace poco tiempo, el pronóstico para las personas diagnosticadas con hipertensión pulmonar era una esperanza de vida de sólo 3 años.

Hoy en día, un gran porcentaje de afectados logra vivir más de 20 años con esta enfermedad, gracias a los avances en investigación y a los excelentes profesionales dedicados a tratar y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Sin embargo, aún queda mucho por avanzar y es necesario continuar esforzándonos para seguir mejorando.

La hipertensión pulmonar suele diagnosticarse con mayor frecuencia en personas de entre 30 y 60 años.

El envejecimiento puede aumentar el riesgo de desarrollar hipertensión pulmonar del grupo 1, llamada hipertensión arterial pulmonar.

No obstante, la hipertensión arterial pulmonar idiopática, cuya causa es desconocida, es más común en adultos jóvenes.

Principales factores de riesgo

Entre otros factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar hipertensión pulmonar, se incluyen:

  • Antecedentes familiares de esta afección.
  • Sobrepeso.
  • Trastornos de coagulación de la sangre o antecedentes familiares de coágulos sanguíneos en los pulmones.
  • Exposición al asbesto.
  • Enfermedad cardíaca congénita.
  • Vivir en zonas de gran altitud.
  • Consumo de ciertos fármacos, como medicamentos para bajar de peso y drogas ilícitas, como cocaína o anfetaminas.
  • Uso de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, empleados para tratar la depresión y la ansiedad.

La hipertensión en el Adulto Mayor

Diversos estudios han demostrado que la presión arterial aumenta con la edad, ya que las arterias pierden elasticidad, se hacen más rígidas y tienen menos capacidad para adaptarse a altas presiones.

Por lo tanto, en personas mayores de 65 años, el riesgo aumenta.

Para poder prevenir y controlar la presión arterial alta debemos tener en cuenta la vitalidad individual y el historial de cada persona mayor, ya que pueden estar en sus plenas capacidades, pero también pueden encontrarse en situación de dependencia o con movilidad reducida, por lo que podrían necesitar unos cuidados específicos por parte de profesionales.

Por ejemplo, en las residencias geriátricas Ballesol toman una serie de medidas y hábitos saludables especiales entorno al cuidado del adulto mayor:

  • Un plan de alimentación saludable y específico para cada residente consultado con el médico especialista
  • Ingesta moderada de sal.
  • Actividad física por lo menos 30 minutos al día.
  • Además del tabaco, para ciertos adultos mayores, también es beneficioso reducir o eliminar el consumo de cafeína.

En los apartamentos para mayores de Ballesol, aunque son viviendas enfocadas a personas con plena autonomía, también encontrarás un plan nutricional adaptado a las necesidades dietéticas de cada persona.

Recuerda que siempre puedes solicitar información sin compromiso.

¿Por qué elegir una residencia de ancianos?

En una residencia ancianos están capacitados desde un punto de vista sociosanitario, estructural y tecnológico para contar tanto con residentes autónomos como personas mayores que presenten diferentes grados de dependencia, mejorando la calidad de vida del usuario y las familias, brindando una adecuada cobertura de sus necesidades.

Ballesol pone a tu disposición, a lo largo de la geografía española, residencias que cuentan con unidades especializadas con las mejores comodidades, destinadas a:

  • Personas mayores de 60 años.
  • Personas autónomas.
  • Personas con autonomía reducida.
  • Personas con diferentes grados de dependencia.
  • Personas que precisan de cuidados de profesionales expertos, por ejemplo, para estancia tras intervención osteoarticular, recuperaciones post-operatorias
  • Personas con diferentes tipos de demencia: residencias Alzheimer, demencia avanzada…
  • Personas que presenten diferentes tipos de trastornos neurológicos: sensitivo-motores, hemiplejias, paraplejias, secuelas de politraumatismos severos, susceptibles que necesiten una residencia rehabilitación, recuperaciones de ictus, etc.
  • Personas diagnosticadas de: Síndrome de Down, Síndrome de Usher, oligofrenias severas, enfermedad de Huntington, esquizofrenia, otros trastornos, Parkinson –residencia de mayores Parkinson-.
  • Personas que por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesiten la asistencia de otra persona para realizar las actividades básicas de la vida diaria y buscan, por ejemplo, una residencia para personas con artritis.
  • Personas que no necesiten atenciones de forma continuada en instituciones sanitarias pero si de profesionales de la salud, por ejemplo, una residencia con fisioterapia.
  • Personas que, por descanso de un familiar –respiro familiar– necesitan el apoyo de la residencia de forma temporal.

#Residencia de ancianos dependientes

#Residencia para autónomos

#Residencia de mayores Parkinson

#Precio residencia ancianos

#Tramitar la ley de dependencia

#Apartamentos para personas mayores

#Residencias de tercera edad

#Residencia rehabilitación

#Residencias de Ancianos Lujo

#Precio residencia ancianos

También te puede interesar: «La neumonía afecta a una población cada vez más mayor»

Carlos Sáenz
Carlos Sáenzhttp://www.agenciae.com
Joven periodista con grandes ambiciones de comerse el mundo. Enamorado de mi tierra y de las buenas comidas con amigos. Ahora enfocado en aprender todo lo que pueda sobre el mundo del Marketing Digital y de la programación.
RELATED ARTICLES

Most Popular