Bioética del cuidado en centros residenciales

0
55

Un tema medular en el progreso de la sociedad ha sido hacer frente, primero, al crecimiento de la población y, ahora, al envejecimiento, junto con la llamada «Bioética del Cuidado».

Bioética del cuidado en centros residenciales

Bajo esta premisa y más hoy, en el Día Mundial de la Ética Médica, vemos como los profesionales del sector sociosanitario nos dan su visión del arte de cuidar a personas mayores, siempre desde la ética y reconociendo la dignidad del ser humano, en el libro Bioética del cuidado en centros residenciales, presentado por Ballesol -residencias de ancianos y apartamentos para mayores- y la Universidad Pontifica Comillas.

La esperanza de vida es un indicador fiable de las condiciones sociales, económicas o sanitarias de un país, pero, además, pone de manifiesto la necesidad de un sector, todavía tan invisible como desconocido: el de los cuidados.

Sobre todo, de personas en situación de dependencia.

Desde esa perspectiva, el arte de cuidar comprende un recorrido en el proceso de envejecimiento en el que dar sentido al valor de entender, optimizar y promover dinámicas para necesidades específicas con una atención especial y de calidad.

En Ballesol adquirimos ese compromiso con la sociedad, precisamente hace 40 años. Cuidar de las personas mayores y sus familias. Una decisión arraigada en su filosofía. Pero siempre desde la integración de la ética. Reconociendo la dignidad de cada ser humano.

Bioética del cuidado residencias de ancianos

Dando valor al sentido de humanizar, no como un derecho, sino como una obligación en el proceso del envejecimiento.

Un proceso pedagógico que dignifica la atención geriátrica, vocacional y comprometida, profesional y humana.

Empoderando los cuidados asistenciales y residenciales.

Estoy convencido de que el futuro de la sociedad quedará determinado por cuidar los unos de los otros. Una relación esencial, vital. Una visión realista sobre una bioética del cuidado que recupero en estas líneas de una de las intervenciones de la jornada celebrada en Madrid.

Es lógico pensar que el aumento de la esperanza de vida conllevará más cuidados.

En Ballesol desarrollamos el talento, valoramos la experiencia y el sentido vocacional de los que cuidan, convencidos de que la motivación y la formación también identifican al cuidador.

Pero también es necesario homogeneizar valores como la dignidad, el respeto, la empatía, la igualdad, la intimidad o la autonomía como obligaciones morales para dar legitimidad a esos cuidados y competencias éticas.

Esta perspectiva ética/deontológica nos lleva a abogar por modelos residenciales centrados en la persona y en los servicios.

Estos principios y valores fundamentan el compromiso de la mayoría de las entidades del sector asistencial. Sin embargo, hay distinciones.

La manera de cuidar es lo que nos diferencia. Una residencia no es simplemente un espacio en el que vivir y estar de paso.

Coincido con D. Francisco Javier de la Torre, presidente del Comité de Ética de la Universidad Pontificia Comillas, al considerar y dar relevancia a la palabra residir, la cual «implica arraigo, referencia, donde se echa raíces».

Desde un punto de vista bioético, en el caso de una residencia, el respeto a la autonomía debe ser un principio vertebrador en la relación entre profesional y residente.” Ignacio Vivas Soler, presidente – consejero delegado de Ballesol – Bioética del cuidado en centros residenciales.

Día Mundial de la Ética Médica

Con la celebración del Día Mundial de la Ética Médica se pretende divulgar a la población mundial la relevancia de la ética, basada en el trato respetuoso a las personas y la calidad de la atención y la confidencialidad.

La creación de esta efeméride fue por iniciativa de la Asociación Médica Mundial, durante la Asamblea General, celebrada en la ciudad de Helsinski en el año 2003.

Se escogió esta fecha porque la creación de este organismo tuvo lugar el día 18 de septiembre de 1947, fundado con la finalidad de abordar temas vinculados con la ética y la forma de cuidar.

¿Qué es la Bioética?

La ética médica es una rama de la ética que consiste en un sistema de principios éticos y morales, que rigen la práctica de la medicina clínica y la investigación científica, a fin de normar la actividad médica, procurando una correcta actuación de los profesionales de la salud en relación con los pacientes que tratan.

En el siglo XX se comenzaba a considerar a los pacientes como sujetos morales con derechos y no objetos de investigación.

Posteriormente, a principios de los años setenta se hizo un replanteamiento acerca de la ética médica, la cual no debiera basarse únicamente en reglas de conducta, dando paso al surgimiento de la Bioética.

La bioética es una rama de la ética orientada a promover los principios para la conducta más apropiada del ser humano con respecto a la vida humana como del resto de seres vivos.

Bioética del cuidado en una residencia de mayores

“En el cuidado se proyectan algunos de los retos que nuestra sociedad tiene: conciliar mejor el desarrollo profesional y familiar permitiendo vivir y cuidar, mejorar la redistribución de las tareas entre mujeres y hombres, promover valores y aprendizajes intrínsecos al cuidado: solidaridad, la tolerancia, la escucha, la compasión, la interdependencia, el compromiso, etc., propios de una sociedad sana.

Las diferencias entre cuidar bien y cuidar mal están claras.

Cuidar mal se relaciona con estereotipos negativos hacia la persona mayor, actitudes edadistas, conductas infantilizadoras, ambientes poco íntimos, entonos NO facilitadores de vida, horarios rígidos, inadecuado clima laboral, burnout, actividades uniformes, iguales para todos, sujeciones (físicas y químicas), escasa formación de los profesionales, ausencia de formación continuada (por ejemplo, sobre el adecuado manejo de síntomas conductuales asociados a la demencia: agresividad, conductas disruptivas, resistencia activa al cuidado).

Todos ellos son factores de riesgo de trato inadecuado (Pillemer & Moore, 1989).

Cuidar bien significa no etiquetar, no estigmatizar, estar atentos a la comunicación verbal y no verbal, a las emociones expresadas y sentidas, cuidar el modo en que se habla con y de las personas a las que se cuida.

Las palabras importan. Son potenciadoras de un buen cuidado: la calidez, el apoyo, el empoderamiento, el respeto, y la aceptación.

Cuidar bien significa atender a la individualidad, conocer la historia de vida, las necesidades y las preferencias.” GENERATIVIDAD Y CUIDADOS INTERGENERACIONALES, Sacramento Pinazo-Hernandis – Bioética del cuidado en centros residenciales.

#Precio de una residencia de ancianos

#Residencia de ancianos dependientes

#Geriàtric a Tarragona

#Residencias de ancianos precios

#Recuperación de una fractura de cadera

#Tramitar la ley de Dependencia

#Respiro Familiar

#Residencia para personas con Alzheimer